jueves, 28 de octubre de 2021

Agradecimiento por el Premio Mejor Profesor


¡Muchas gracias a todas y a todos! Este es el primer mensaje que quiero transmitir como agradecimiento por el Premio Mejor Profesor ganado en Euncet Business School-Universitat Politècnica de Catalunya, una de las universidades en las que tengo el honor de impartir docencia y la única que concede este preciado galardón.

Ser profesor es lo más bonito que puede haber y para mí ya es un premio en sí mismo. En primer lugar, es una labor esencial para el Estado del bienestar. Educación y Sanidad configuran el eje de actividades necesarias y básicas de nuestra sociedad. Desarrollarlas implica vocación, ilusión, altruismo. Y con esos valores intento, con toda la humildad y todo el empeño, impartir cada segundo de clase.

Porque considero que estar en el aula con centenares o decenas de estudiantes es una gran fortuna para el profesor. El aprendizaje es mutuo, interactivo, bidireccional. El profesor explica e interpreta teorías, fórmulas y situaciones y, para que el alumnado se implique y esté atento, hay que derrochar energía, imaginación, explicar anécdotas, analizar, ir más allá. 



Según cómo se mire, dar clases es un arte. Es como el marketing, una suma de m(art)keting y de (math)keting. En clase debes dominar el discurso, el dato, la fórmula, y a la vez debes mantener la tensión, el ritmo, incluso el espectáculo. Siempre afirmo que cuando impartes una clase debes ganar y dar espectáculo, como en el fútbol. El espectador (los estudiantes) acude al aula con el fin de aprender, aprehender y también, por qué no, entretenerse, divertirse.


Y conseguir eso durante tres, cuatro o cinco horas consecutivas (incluida la preceptiva pausa) exige mucho. Muchísimo. En mi caso, durante meses puedo estar impartiendo una media entre 35 y 40 horas de clase semanales, es decir, entre siete y nueve horas diarias (los compañeros que están en una única universidad se mueven entre las cuatro y las doce horas de clase semanales). Es como si un futbolista disputara tres o cuatro partidos al día. Cuando me preguntan el secreto, explico que para intentar conseguirlo las claves son diversas: ilusión; energía; dominio de la materia; capacidad de sorpresa; capacidad oratoria; y engagement con los estudiantes. Algunos de estos indicadores se pueden trabajar, y otros son innatos. 




Una base para llevar ese ritmo es cuidarse: alimentarse adecuadamente (en casa apostamos por la comida mediterránea: mucha fruta y verdura), dormir al menos siete horas diarias (y el fin de semana un poco más, lógicamente), ser metódico y planificador y aprovechar el tiempo al máximo. Y, sobre todo, mantener la llama de la ilusión. La ilusión por ser profesor. La ilusión por la vida. 

 


14 comentarios:

  1. ¡Felicidades, preciosidad! ¡Premio totalmente merecido!

    ResponderEliminar
  2. Felicitats, Dr. Fondevila! Ets el millor exemple com a professional i com a persona, campió!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabona, Dr. Fondevila!!! Terrassa i el Terrassa FC t'estan agraïts!!!

    ResponderEliminar
  4. Quina alegria, guapíssim!!! Sempre se't veu feliç i rialler, i això ho transmets arreu. Felicitats!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicitats, preciós!!!!! Ets el millor!!!!! T'estimem!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Enhorabona, Dr. Fondevila! Líder en títols i premis! Et mereixes tots aquests èxits!

    ResponderEliminar
  7. Chapeau, Dr. Fondevila! ¡Nuevo éxito!

    ResponderEliminar