domingo, 17 de mayo de 2015

Retos tecnológicos en la Sociedad de la Banda Ancha: la llama del 5G

Los contenidos son los principales motores de la Sociedad de la Banda Ancha. Esos contenidos necesitan de redes de banda ancha para circular con solvencia y de tecnología final que permita su descarga y lectura correctamente. El 5G es una innovación prometedora, cuya llama arde con fuerza. Como el usuario exige conectividad en movilidad, y con gran flujo de caudal, las nuevas generaciones móviles prometen resultados satisfactorios. 




La infraestructura del futuro en cable físico es el FTTH. En ondas el sector aboga por el 5G, que requerirá la cooperación de la industria, la innovación tecnológica y unas acertadas estrategias de comercialización. Huawei anunció en febrero de 2015 que el 4.5G llegará en 2016 y que trasladará algunas de las innovaciones del 5G al 4G. Gracias a ello los operadores incrementarán los beneficios, a causa de la experiencia de uso mejorada y una nueva oferta de aplicaciones.

Otra tendencia es la consolidación del Internet of Things (IoT), el mitificado Internet de las Cosas, que dota de dirección IP a infinidad de objetos y appliances y permite una interacción digital constante con ellos. Conseguida la versión IPv6, la cantidad de aparatos conectado se dispara. No habrá que preocuparse por matricular IPs digitales hasta dentro de unos años, aunque todo se andará.



En todo caso, el macroreto del sector telecomunicativo es el despliegue de las redes 5G, que pueden llegar a la cifra de 100.000 millones de nodos inteligentes. La latencia de un milisegundo facilita el desarrollo de vehículos autónomos y aplicaciones industriales. En este tipo de mercado se requiere una latencia muy reducida, por lo que se abre un abanico de opciones de negocio.


Uno de los KPI de la Sociedad de la Banda Ancha es la velocidad conseguida por las redes de telecomunicación. En este vector el 5G presenta cifras privilegiadas, hasta el punto de que alcanzará una velocidad punta de 10 Gbps. Algunos ejemplos reflejan el relieve de esa velocidad: una película en calidad alta definición de 8 GB se descarga con rapidez. Cualquier descarga que comportara más de una hora en 3G o siete minutos en 4G aparecerá en siete segundos en 5G. Por tanto, podemos considerar que el 5G es más que una simple actualización, sino toda una plataforma que permite nuevas aplicaciones y modelos de negocio.


Precisamente un modelo cooperativo es el que se precisará para desarrollar en plenitud el 5G. Habrá que colaborar abiertamente con las industrias verticales e impulsar estándares, innovaciones y nuevas interfaces aéreas que utilicen tecnologías de acceso múltiple por código disperso (SCMA o Time Division Synchronous Code Division Multiple Access), multiplexación por división en frecuencia ortogonal (F-OFDM) y codificación polar. Gracias a estas medidas este tipo de tecnologías mejora la eficiencia del espectro por tres, permiten un mayor número de conexiones y una latencia extremadamente baja.




Debatimos sobre 5G en el Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha y Grupo de Investigación Sistemas Innovadores de Monetización del Periodismo y Marketing Digital (SIMPED), del CECABLE, la Escola Universitària Mediterrani de la Universitat de Girona y el Observatorio de la Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), en Twitter (@CECABLEresearch), Google+, en el grupo de LinkedIn, en la página de LinkedIn, en el grupo de Facebook, en Instagram (CECABLE), en Pinterest y en este blog. Y ahondaremos en las XXI Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña, en mayo de 2016, tras el gran impacto de la pasada edición en colaboradores como Localret, Aseitec o Generalitat de Cataluña y mediático.


9 comentarios:

  1. El 5G va a condicionar el e-business.

    ResponderEliminar
  2. Hay que combinar la banda ancha fija y móvil.

    ResponderEliminar
  3. Habrá que ver si la infraestructura resiste tanta demanda de banda ancha.

    ResponderEliminar
  4. Aviam si s'introdueix amb rapidesa!

    ResponderEliminar
  5. Sobre todo hay que cuidar la conectividad en zonas de difícil acceso. Evitar los "gaps" debe inspirar las políticas públicas.

    ResponderEliminar