martes, 12 de septiembre de 2017

Sociedad de la Banda Ancha o facilidad para las personas con discapacidad

La Sociedad de la Banda Ancha nace y crece teniendo en cuenta a las personas con discapacidad. De hecho, cuando se explican las virtudes del entorno digital y la posibilidad de trasladar buena parte de bienes y servicios a la población, se pone énfasis en la posibilidad de dar acceso a productos y contenidos desde el hogar, mediante un teletrabajo que debe concebirse como oportunidad, no como amenaza asocializadora. Como elegido por la Fundación Once y Crue Universidades Españolas para escribir y coordinar el libro “Diseño para Todas las Personas en la Universidad: Periodismo”, agradezco la confianza y dejo de manifiesto la necesidad, desde la comunicación, de divulgar el espíritu integrador y sensibilizador. 
Desde el CECABLE y las universidades con las que llevamos a cabo proyectos de investigación hemos desarrollado investigaciones que dejan claras esas ventajas. Así, en exitoso estudio con la Fundación Vodafone, se confirmó que las aplicaciones específicas en telefonía móvil son de utilidad para personas mayores y discapacitados. La opción de solicitar medio de transporte, traducción automática o apoyos diversos es satisfactoriamente recibida por la audiencia.   
La tecnología ayuda a la accesibilidad y la localizabilidad, aunque en la mayor parte de casos ello depende de la banda ancha disponible. Desde el Libro Blanco de Delors (1993) y el Informe Bangemann (1994) hasta la Agenda Digital para Europa (2010) se considera que las infraestructuras tecnológicas son clave para avanzar hacia una sociedad plena, que garantice la igualdad de oportunidades.
Dispositivos de apoyo (sillas de ruedas, prótesis, audífonos y, dispositivos que promuevan la movilidad, la audición, la visión y las capacidades de comunicación) colaboran en el día a día, de forma que la adición entre tecnología y telecomunicaciones aporta un valor de difícil metaforización.
Un aspecto preocupante es la conservación del gap tecnológico entre quienes pueden acceder o no a esa plétora de tecnologías que  permiten mejorar habilidades y capacidad para vivir con más autonomía. No son pocos los países de ingresos moderados donde las personas que necesitan y pueden utilizar dispositivos y tecnologías de apoyo apenas son el 15%. A esos porcentajes deficitarios se suma una producción escasa, carencia de profesionales capacitados para administrar la facilitación de esos dispositivos y tecnologías y costos prohibitivos.
Son diversos los documentos internacionales en los que se enfatiza la relevancia del acceso a esos dispositivos (Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, artículos 20 y 26; Resolución WHA58.23 de la Asamblea Mundial de la Salud o Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad). El mensaje es que los Estados deberían promover el acceso a dispositivos y tecnologías de apoyo a un precio asumible. El objetivo es proporcionar capacitación a las personas con discapacidad y a los profesionales y el personal que trabajan en los servicios de habilitación y rehabilitación.
La Organización Mundial de la Salud trata de colaborar con ello de la mano de diversos centros colaboradores elaborando directrices, normativas, organizando encuentros regionales y estatales con el fin de promover y facilitar el acceso a dispositivos de apoyo, colaborando con la elaboración de políticas y programas nacionales sobre dispositivos y tecnologías de apoyo para desarrollar recursos humanos o creando bases de datos sobre la disponibilidad de dispositivos.
La generalización de la conectividad se revela como un salvoconducto para facilitar la vida de los discapacitados. A tal efecto, el ordenador permite reducir los escollos en el desarrollo personal y dispara la autoestima. De esta forma, la máquina deviene instrumento pedagógico y de rehabilitación, e iguala oportunidades tanto en cuanto estimula y facilita la participación de los discapacitados en la vida social, cultural y económica.
La tecnología que ayuda al discapacitado se puede agrupar en sistemas alternativos y aumentativos de acceso a la información (tecnologías del habla, sistemas multimedia interactivos, comunicaciones avanzadas, rehabilitación cognitiva), sistemas de acceso (interfaces adaptativos que permiten a las personas con discapacidad física o sensorial utilizar una computadora, del estilo del sintetizador Braille, OCR, teclado de conceptos, sobreteclados y otros), sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (comunicación distinta del habla empleada por una persona en contextos de comunicación cara a cara), sistemas de movilidad (brazos o soportes articulados, conmutadores adosados a sillas de ruedas, emuladores de ratones, varillas, micro-robots) y sistemas de control de entornos (control ambiental y realidad virtual, como guantes sensitivos, posicionadores en el espacio o gafas virtuales). 
La conceptualización de un ecosistema en red, virtual, lleva a la necesidad de universalizar el acceso a la banda ancha. Los pasos en este sentido son positivos, tal como recoge este blog. En la conjunción entre tecnología y conectividad pivotará el futuro inmediato de los discapacitados. Un futuro que requiere también de inversión en investigación, desarrollo e innovación.  
Sobre la evolución en ese ámbito debatimos en el Grupo de Investigación sobre Periodismo y Marketing Digital y Banda Ancha y en el Grupo de Investigación sobre Sistemas Innovadores de Monetización del Periodismo, Marketing y Turismo Digital (SIMPED), del CECABLE,  la Escola Universitària Mediterrani de la UdG, la UPF y Blanquerna-URL, en Twitter (@CECABLEresearch), Google+, en el grupo de LinkedIn, en lpágina de LinkedIn, en el grupo de Facebook, en Instagram (CECABLE), en Pinterest y en este blog. Y ahondaremos en las XXIII Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña (10-11 de abril de 2018).

11 comentarios:

  1. ¡Precioso artículo, precioso mensaje! ¡Felicidades, Dr. Fondevila!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Nuestro objetivo es que las investigaciones que llevamos a cabo generen transferencia de tecnología, es decir, aplicación real en la sociedad civil y en la empresa. Esa es nuestra vocación.

    ResponderEliminar
  3. Acertado planteamiento, ya que la universidad debe estar al servicio de la sociedad.

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente. La universidad debe investigar para que la ciudadanía obtenga rendimiento.

    ResponderEliminar
  5. Las ventajas de la banda ancha son muchas y analizarlas es laudable.

    ResponderEliminar
  6. Todas las personas se ven beneficiadas por la Sociedad de la Banda Ancha. ¡Enhorabuena por los artículos y los libros!

    ResponderEliminar