sábado, 25 de abril de 2020

Banda ancha en la pandemia: resistencia heroica


Una de las interpretaciones positivas de los duros efectos del confinamiento en todos los ámbitos (personal, social, educativo, sanitario o económico, entre otros) para lidiar con la amenaza del coronavirus es la constatación de la solidez de la red de banda ancha en Cataluña y España. 


Las generosas inversiones en redes de fibra óptica y móviles llevadas a cabo en los últimos lustros han dibujado un escenario musculoso de infraestructura telecomunicativa del que ahora se benefician todos los ciudadanos y todas las empresas. Contra la pandemia, las virtudes de la Sociedad de la Banda Ancha han aflorado en su máxima expresión. 

La petición de datos se ha multiplicado de manera exponencial desde el 13 de marzo de 2020, cuando comenzó el confinamiento en el ámbito educativo. El 15 de marzo el confinamiento se expandió a la población en general, salvo algunas ocupaciones.
Ante el temor general de colapso y de inhabilitación de facto de las redes, éstas han resistido, aunque también han sufrido y están sufriendo, ya que el pico de uso es enorme. Hay que tener en cuenta que jamás se había dado una situación como la actual, y tan extendida. Ciertamente, algunas intensidades de tráfico puntuales son habituales (con motivo de grandes acontecimientos, por ejemplo), pero acostumbran a estar previstas y los operadores pueden planificarlas con tiempo y pruebas previas. Durante el confinamiento, las redes están muy exigidas, y sólo respiran ligeramente en algunas horas de las denominadas “valle”, aquellas en las que los consumidores relajan su conectividad. 
Los despliegues de fibra óptica y el aumento de conexiones FTTH (Fiber to the Home) han sido de gran impacto y recorrido. En momentos en los que aumenta la intensidad de la demanda por el fenómeno del cloud journalism y la solicitud de datos sin solución de continuidad por parte de ciudadanos y empresas, la infraestructura digital demuestra su valía y su utilidad.
Así, la banda ancha está soportando el crecimiento lógico de la cantidad de horas dedicadas a la televisión, lideradas por el consumo de películas y series a través de plataformas de suscripción en línea. Si en 2019, el 53% de usuarios consumía este tipo de entretenimiento, en marzo y abril de 2020 la cifra ha aumentado hasta al 72%.
La plataforma líder es Netflix, que amasa el 75% de los usuarios. Pese a todo, el aumento más acentuado corresponde a Amazon Prime Video, que ha pasado del 40% al 55%. En cuanto a Movistar+ y HBO, mantienen el 36% y el 33% de impacto. Disney+ ha aprovechado la indeseada pero favorable coyuntura y ha conquistado el 15% de usuarios. En este sentido, el estreno en los hogares se ha beneficiado del confinamiento de los niños, ávidos de opciones de entretenimiento. Filmin también ha aumentado su actividad. Estos porcentajes son acumulativos, puesto que la mayor parte de consumidores utilizan más de una plataforma, y más estos días. En términos de consumo de horas totales de películas y series en línea, el aumento respecto a 2019 es sensible: de 38,5 horas semanales a 45,6 horas (un 18% más). 
Ante esa circunstancia, los operadores de telecomunicación han adoptado una serie de medidas preventivas y de corrección con el fin de garantizar el flujo del servicio, sobre todo para aquellos usuarios especialmente sensibles, como los académicos, los comunicativos o los sanitarios, entre otros. El objetivo reside en minimizar los efectos del crecimiento en el uso de Internet, optimizar la Quality of Service o satisfacción del usuario e implementar una política de toma adecuada de decisiones.
El servicio de Internet se está manteniendo estable, sólido, casi heroico. La banda ancha resiste en una batalla de tintes épicos y acaso líricos, como el partido que el Terrassa FC de mi alma gana en el último minuto del tiempo añadido, como los clásicos.
El rendimiento doméstico, más allá del tono positivo general, está sufriendo en ocasiones a causa del repunte del tráfico de datos. Las referencias de tráfico reflejan un crecimiento del 25% tras el inicio del confinamiento (13 de marzo en ámbito académico, 15 de marzo en general) en contraste con las cifras de inicios de marzo según DE-CIX, un punto de intercambio de Internet neutro para transportistas y centro de datos situado en Frankfurt. Se trata del segundo mayor punto de intercambio en ámbito mundial sobre tráfico máximo, cuyo rendimiento es de más de 9.184 Tbps, sólo superado por IX.br. 
A tenor de las estadísticas facilitadas por las operadores españoles, el crecimiento de tráfico IP se sitúa sobre el 40% (según datos de Vodafone y Telefónica), el 30% (Orange) o la friolera del 80% (Grupo MásMóvil).
Por tanto, la red de banda ancha está resistiendo en líneas generales la brutal embestida de millones de usuarios que antes llevaban a cabo su actividad de forma presencial y sin tanto requerimiento de conectividad. El ejemplo más diáfano y trascendental (por la calidad del contenido y la cantidad de receptores; de hecho, con frecuencia abre los noticiarios, prueba fehaciente de su liderazgo social) es el educativo, que no se circunscribe simplemente a las exigentes sesiones en streaming, sino que implica correcciones en línea, preparación de las clases (y, por cierto, una gran preparación y titulación previa, inalcanzable para la mayoría de los mortales, precisamente los que acostumbran a ser más protestones) con nuevo material digital, tutorías también virtuales, reuniones de trabajo y un sinnúmero de tareas que los no conocedores de la cuestión ignoran. Probablemente en ninguna profesión se da respuesta rápida, personalizada y 24x7 (incluyendo fines de semana y festivos) al cliente (en este caso el estudiante). En contraste, hay "profesiones" sin credibilidad alguna, que no construyen nada e incluso corruptas por definición (de forma científicamente demostrada y aceptada) que si por algo destacan es por una patética e indigna lentitud que debería llevar a todos sus miembros al paredón y a pedir perdón de rodillas a los ciudadanos honestos y que no estafan al prójimo.
Pese al satisfactorio funcionamiento general, se detectan algunas degradaciones del servicio en indicadores clave como la latencia, la pérdida de paquetes o el cumplimiento la velocidad contratada, según MedUX (empresa especializada en la métrica sobre el rendimiento de la red y la calidad de experiencia), una constatación lógica teniendo en cuenta la coyuntura, que lleva al límite toda la infraestructura digital.
De la misma manera, algunos KPI (Key Performance Indicators) vinculados con servicios y aplicaciones utilizados por los usuarios muestran signos de cansancio. Los operadores han sufrido degradaciones en la navegación web, streaming (en YouTube el impacto es de un 10% en el tiempo de inicio y de carga de los videos, sobre todo en las horas punta) o gaming (crecimientos por encima de los 50 milisegundos en latencia o tiempo de respuesta de la red, 0,5% en pérdida de paquetes, y ascenso entre el 20 y el 50% en tiempos de carga y reproducción y almacenamiento en la nube). La latencia y la pérdida de paquetes han ido aumentando.
En el caso de servicios como YouTube, disminuyeron motu proprio la calidad predefinida de los vídeos con calidad más elevada para controlar un 25% el uso de la banda ancha. Sin embargo, la reducción del ancho de banda promedio contribuyó con una moderación en términos de velocidad de un 10% a un 15%, es decir, de forma moderada. A partir del 21 de marzo YouTube forzó hasta un 10% de los videos a resolución 480 píxels, y se controlaron las resoluciones de más alta calidad (720p y 1080p) a un 45% del total. A partir del 24 de marzo de 2020, YouTube estableció una resolución máxima para casi todos los videos de 720p.
Las conclusiones expuestas son de ámbito general, aunque en función de las comunidades autónomas la Quality of Experience (QoE) fluctúa. Las más renqueantes son Galicia, La Rioja, Madrid, Islas Canarias, País Vasco y Andalucía. A pesar de ello, hay que anotar que la mayor parte de comunidades han sufrido con el tráfico. Así, se detecta una disminución media general de aproximadamente un 5% en el cumplimiento de la velocidad de descarga contratada. Esa disfunción crece hasta el 10% en las horas pico, esto es, las de tarde-noche, en las jornadas con rendimiento menos fino. 
La latencia ha aumentado de forma significativa. En las horas punta, el registro ha crecido hasta un 60%, con una variación significativa en la pérdida de paquetes en las horas de la tarde, por encima del 0,2% en promedio algunos días determinados.
En general, los operadores ralentizan la navegación web en horario diurno. Así, el tiempo de carga de las páginas web más relevantes creció un 10%. En cuanto a la resolución de DNS (Domain Name System), la cifra alcanzó el 80%.
La generalización del teletrabajo como fórmula laboral ha intensificado el rol de la calidad de experiencia del usuario y el rendimiento de las redes y servicios. El riesgo de congestión en redes y servicios existe durante la pandemia, pese a que a grandes rasgos la capacidad desplegada es fiable. Los registros de tráfico IP son enormes, y las redes han soportado el reto con una alta calificación. Asimismo, los proveedores de servicios de entretenimiento y videoconferencias han adecuado los parámetros de calidad con el fin de controlar el tráfico y el uso de servicios.
La garantía de la banda ancha es motivo de análisis. Sobre ello debatimos en el Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha y Grupo de Investigación Sistemas Innovadores de Monetización del Periodismo Digital (SIMPED), del CECABLE, en Twitter (@CECABLEresearch), en el grupo de LinkedIn, en la página de LinkedIn, en el grupo de Facebook, en Instagram (CECABLE), en Pinterest y en este blog. Y ahondaremos en las XXV Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña (CECABLE, Blanquerna, Feceminte, COETTC), cuyas fechas marcará el fin del confinamiento. ¡Un confinamiento al que hay que adaptarse con frescura y optimismo!

30 comentarios:

  1. Un article molt tècnic i esmolat! Felicitats, Dr. Fondevila!!!

    ResponderEliminar
  2. Gran article del terrassista de referència! Felicitats!

    ResponderEliminar
  3. Artículo de altos vuelos, que demuestra con datos y argumentaciones la necesidad de la Sociedad de la Banda Ancha.

    ResponderEliminar
  4. La banda ampla ens està salvant aquests dies. Moltes gràcies per aquesta acurada anàlisi, Joan Francesc!

    ResponderEliminar
  5. Gràcies a la banda ample podem tele treballar i assitir a clases online en aquests dies de confinament sense problemes. És molt important comptar amb aquest recurs ara mateix.

    ResponderEliminar
  6. Articulo muy interesante Joan Francesc!
    Sinceramente opino que esta situación está siendo difícil para todos los ciudadanos, pero sería aún más complicada sin la solidez de la banda ancha en Cataluña y en España...

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante el articulo,la banda ancha va siendo cada vez una cosa esencial y sobre todo en estas situaciones.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen articulo Joan Francesc! La banda ancha cada vez está siendo más importante y con la situación que estamos viviendo nos está siendo de gran utilidad.

    ResponderEliminar
  9. Buen artículo, se entiende muy bien la importancia de la banda ancha y sobretodo en situaciones difíciles, como la actual.

    ResponderEliminar
  10. Comentario muy bueno y técnico sobre la banda ancha y el uso que le damos para poder obtener unos resultados positivos en estos momentos difíciles

    ResponderEliminar
  11. Buen artículo. Refleja perfectamente la importancia de la banda ancha, su solidez y resistencia en estos tiempos llegando a ser imprescindible como se ha demostrado frente a la situación por el coronavirus. Nos ha ayudado a lidiar con el día a día haciendo la situación más llevadera y a la vez nos ha permitido mantener la comunicación y seguir con los estudios/trabajo contribuyendo a que no se detenga toda actividad (social, económica, educativa...).

    ResponderEliminar
  12. El confinamiento provocó nuevas medidas y nuevas formas de trabajar, o incluso estudiar. Muchas empresas se vieron obligadas a implementar el teletrabajo, siempre y cuando el sector o la tarea a desarrollar fuera así.

    Nunca antes se había dado algo así, que diera paso a la gran dependencia de la banda ancha por parte de los usuarios. Esto ha sido como una prueba, que gracias a algunas medidas creadas por grandes plataformas o por las propias distribuidoras de internet, han permitido un confinamiento más llevadero.

    Por un lado, las plataformas en streaming se han visto en demanda, sí se compara a la misma fecha de 2019, donde era un 53%, durante el confinamiento se incrementó hasta un 72%. Lo que también afectó a la banda ancha.

    Un ejemplo de mejora para todos fue YouTube. Esta plataforma decidió bajar la calidad de sus videos desde finales de marzo para poder garantizar una mayor rapidez en la navegación global.

    En conclusión, todo esto viene a raíz del confinamiento y la necesidad de seguir con la manera de vivir lo más parecido a antes de la pandemia, sobre todo para los más pequeños quienes necesitaron una distracción.

    ResponderEliminar
  13. Comentario muy bueno y técnico sobre la banda ancha. Gracias a este fenómeno, el de la banda ancha, hemos podido seguir trabajando a distancia y seguir todas las noticias que iban pasando por las diferentes plataformas que podemos encontrar hoy en día. Gracias a la banda ancha, hemos podido seguir nuestro día a día (des de casa) haciendo las diferentes actividades y pudiendo solucionar los problemas del día a día de una manera eficiente y constante.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Sin duda, algo que puso de manifiesto el confinamiento lo presente que está Internet en nuestras vidas. Si bien no era un secreto para nadie que, en los últimos años, plataformas como Netflix o HBO habían ido desplazando poco a poco a otros suministradores de ocio tradicionales, no quedaba tan claro de todo lo que tener una buena banda ancha nos ha permitido hacer durante el confinamiento. Trabajar desde casa, comunicarnos con nuestros familiares a distancia... Sin dua Internet se ha vuelto algo muy importante en nuestras vidas y, en situaciones como la que tristemente tuvimos que pasar, en algo indispensable

    ResponderEliminar