sábado, 9 de mayo de 2020

El periodismo en los tiempos del coronavirus

La Sociedad de la Banda Ancha, avalada por la comunidad científica, está mostrando aún más su poder y vigencia durante la pandemia del coronavirus. La entente cordiale entre periodismo y telecomunicaciones, entre creación de contenidos y redes de banda ancha, ha capitalizado la actividad de manera mucho más intensa que de costumbre.


El flujo constante de datos, es decir, el cloud journalism, se ha acentuado por el hecho de que las audiencias están en el hogar muchas más horas que la media habitual. El mes de marzo de 2020 se convirtió en insólito para los medios de comunicación: en contraste con el hundimiento de las campañas publicitarias, se dispararon las audiencias de televisión y los diarios digitales.


Curiosamente, en periodismo digital se superaron récords desde la primera semana de confinamiento. El tráfico aumentó un 77%, según Omnicom Media Group. La tendencia exuberante de consumo informativo se mantuvo durante todo el mes, con unos picos singulares en términos de métricas. Los principales diarios generalistas digitales ascendieron de media un 34% en comparación con el mes anterior en usuarios únicos. Según ComScore, el eldiario.es lideró ese revolución, con un 61,8% más de visitas hasta alcanzar 15,7 millones (9,7 millones de usuarios únicos el mes anterior).
Además, según Reuters Institute, el periodismo, fundamental para controlar los escándalos y las corruptelas de los poderes judicial, ejecutivo y legislativo, rearma su fuerza y credibilidad por encima de los otros tres poderes, hasta el punto que los lectores sienten que los medios de comunicación ayudan más y permiten comprender la pandemia. La confianza en los medios de comunicación crece, y los lectores confían en fuentes diferentes de noticias e información sobre el coronavirus y acceden a ellas mediante plataformas diferentes. El consumo de noticias crece, los medios de comunicación siguen siendo centrales y la mayoría de encuestados españoles confía en los medios de comunicación. Además, los lectores creen que el contenido al que acceden a través de las redes sociales, sitios de vídeo, aplicaciones de mensajería y motores de búsqueda es menos fiable que la información de los medios de comunicación tradicionales. En todo caso, el uso de las redes sociales no se asocia en los resultados finales con niveles más bajos de conocimiento.
Pese al crecimiento de tráfico y de tiempo de estancia, el Covid-19 ha supuesto gran cantidad de recortes de plantilla y reducción salarial. Un estudio de la agencia de comunicación AxiCom refleja que los periodistas de diferentes publicaciones se plantean el despido como la incertidumbre angular. Así, el 82% de los encuestados consideraba que los recortes en plantilla serían el principal impacto económico y estructural de la crisis. Otros impactos eran la menor contratación de colaboradores (73%), el reajuste de salarios (67%) y la posible desaparición de publicaciones (54%). El 18% de periodistas reconocía que las piezas que elaboraban eran sobre la crisis sanitaria (por cierto, el 94% de las noticias publicadas sobre el coronavirus presentaban un enfoque negativo), y cerca del 60% aceptaba que más de la mitad de sus informaciones estaban relacionadas con la pandemia.
Ante el declive publicitario, los medios de comunicación se plantean nuevas fórmulas de financiación, como el branded content (45%), el clickbait (36%) y el contenido de pago (33%).
La impensable situación vivida ha confirmado la fortaleza y el futuro del teletrabajo, un cambio experimentado por el 84% de periodistas. La dificultad para hallar variedad de objetos de estudio informativos (61%), las entrevistas y las ruedas de prensa virtuales (54%) y las transformaciones en el horario laboral (36%) son alteraciones que llegan para quedarse, al menos algunas de ellas. 
Un estudio sobre la cobertura de la crisis del Covid-19 en los medios de comunicación en España, elaborado por Cecubo Group y Smartup, reflejó que entre el 3 de marzo y el 3 de abril de 2020 se publicaron en los 28 medios digitales españoles analizados 109.482 noticias sobre el coronavirus. El punto más álgido se produjo entre el 17 y el 18 de marzo. El 8 de marzo polarizó la negatividad de las informaciones. Quienes aparecieron más en las noticias fueron Pedro Sánchez, Fernando Simón, Donald Trump y Pablo Iglesias. El único empresario entre los 30 más recurrentes es Amancio Ortega. De las empresas, Mercadona fue la más mencionada, por delante de BBVA, Google, Seat y Telefónica. Geográficamente, Madrid superó a Italia, China, Comunidad de Madrid, Estados Unidos, Barcelona, ​​Cataluña y Europa. También aumentó un 158% el interés por la información local, tendencia similar a Alemania, Italia y Francia. 
Sea como fuere, les medios de comunicación de referencia se están rearmando durante la pandemia. La población necesita fuentes fiables, necesita cloud journalism, necesita información, necesita voces expertas e independientes. El periodismo siempre está ahí, vigilante, con espíritu de investigación y colaborativo. El periodismo en los tiempos del coronavirus está a la altura, como servicio público imprescindible. 
La garantía para la libertad que representa el periodismo es motivo de análisis. Sobre ello debatimos en el Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha y Grupo de Investigación Sistemas Innovadores de Monetización del Periodismo Digital (SIMPED), del CECABLE, en Twitter (@CECABLEresearch), en el grupo de LinkedIn, en la página de LinkedIn, en el grupo de Facebook, en Instagram (CECABLE), en Pinterest y en este blog. Y ahondaremos en las XXV Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña (CECABLE, Blanquerna, Feceminte, COETTC), con fechas que los acontecimientos permitirán ajustar. ¡Optimismo y espíritu periodístico ante el confinamiento!

13 comentarios:

  1. Article molt bonic, terrassista!!! Felicitats!!!

    ResponderEliminar
  2. Certament, el periodisme és fonamental i la millor eina de control. Enhorabona, Dr. Fondevila!

    ResponderEliminar
  3. Brillant article sobre un sector essencial per a la democràcia!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gran artículo! ¡Felicidades, Dr. Fondevila!

    ResponderEliminar