martes, 16 de agosto de 2022

Sobre liberalización, Orange y MásMóvil


El mercado telecomunicativo español se está reconfigurando de un tiempo a esta parte. Una de las bases de la Sociedad de la Banda Ancha, la universalización del servicio, se está consiguiendo. En paralelo, la diversificación de la competencia se puede constreñir, tal como demuestra el acuerdo entre Orange y MásMóvil.

El principio de acuerdo de marzo de 2022 entre Orange (de France Telecom) y MásMóvil (de los fondos Cinven, KKR y Providence) pretendía crear una joint venture para optimizar los negocios en España. Se valoraba la operación en unos 20.000 millones de euros. La operación representa 6.600 millones de euros de costes. El acuerdo de finales de julio de 2022 para unir operaciones en España acerca un gran player en el país.

El control al 50% entre Orange y MásMóvil no esconde que los franceses pueden conseguir el control si lanzan una OPV tras al menos tres años. La lucha por la libre competencia en sectores como el telecomunicativo se desarrolló de forma eficaz a finales del siglo XX. El mercado europeo se fagocitó, y se evolucionó del monopolio a un florilegio de operadores, lo que en principio debía beneficiar al cliente final.

Los operadores aprovecharon la opción de ofrecer diversos servicios a la vez (el triple play y el quíntuple play), e incluso se plantearon empaquetar otros servicios propios de las utilities (agua, electricidad, gas...). Se configuró un mercado muy fragmentado en Europa, no tanto en las Américas. Sin embargo, el peso del capex llevó a una progresiva concentración, que está reduciendo las opciones de elección del abonado, sobre todo en las ofertas vinculadas a la fibra óptica.

En principio, la Unión Europea vigila las operaciones de concentración de volúmenes elevados. En el caso de Orange y MásMóvil, no se descarta reclamar el reenvío de la operación para supervisar el proceso. Las perspectivas de cambios en la política de competencia europea para permitir operadores de mayor volumen condicionan las opciones de intervención de la CNMC.

La confirmación de la operación se prevé para el segundo semestre de 2023, a más tardar. Entonces se resolverán los activos (remedies) a eliminar para no provocar desequilibrios en el mercado de la competencia, de forma que una porción del espectro radioeléctrico y de fibra óptica duplicada puede ser puesta a disposición de nuevos competidores, como Adamo, Avatel, Digi o finetwork. El nuevo cuarto operador con más red promete. Habrá que seguir el caso en términos de investigación periodística.

10 comentarios:

  1. Genial reflexió. Felicitats, Catedràtic Fondevila!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Un article molt interessant. La veritat és que hem de vetllar per les opcions d'elecció d'operador.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ir cambiando de operador y elegir el que más me convenga en cada caso. Por tanto, cuanta más competencia, mejor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bonito artículo! ¡Enhorabuena, Dr. Fondevila!

    ResponderEliminar
  5. Quan veig aquestes fusions, acostumo a arrufar el nas perquè disminueixen los opcions d'elecció dels subscriptors. Confio que se'n farà un bon seguiment per evitar grans concentracions. Moltes gràcies per l'article!

    ResponderEliminar