jueves, 4 de septiembre de 2014

Instantaneidad y control sobre el terminal: el factor movilidad



La Sociedad de la Banda Ancha implica conectividad constante, universal. El always on parte de la infraestructura de telecomunicaciones por cable de fibra óptica y se complementa con la infraestructura móvil. La suma de ambas permite esa panconexión que otrora era impensable.
Movilidad es sinónimo de instantaneidad. En esa línea, la mensajería instantánea está adquiriendo un impacto impensable meses atrás. La corporación china Tencent, en el segundo trimestre de 2014, consiguió más adeptos para su aplicación de mensajería WeChat: ya son 438 millones de usuarios activos (+10% con relación a los primeros tres meses de 2014). El salto desde los 396 millones de usuarios sitúa a esa oferta en el nivel de Line.


La cifra de usuarios incluye a los de WeChat y a los de Weixin, la versión de WeChat en China, con lo que el siguiente umbral es el de los 500 millones de usuarios activos de WhatsApp, líder del sector. En todo caso, y siguiendo la ley de economía decreciente, el ascenso de WeChat es menor trimestre a trimestre. A ello se suma que el gobierno chino obligó a todos los propietarios de las cuentas públicas de aplicaciones de chat en el país a registrarse con sus identidades reales y obtener un permiso para difundir noticias. Ello coarta a algunos miembros. La limpieza de los servicios de mensajería instantánea llevó al cierre de 20 millones de cuentas de WeChat por vínculos con la prostitución.
Por tanto, cuesta aumentar el número de usuarios reales. Perfiles inventados, controlados por robots o robados condicionan los datos
Precisamente en caso de robo o extravío del terminal móvil las legislaciones no están armonizadas a la hora de instar a los fabricantes a implementar sistemas para que el usuario pueda inutilizar su smartphone remotamente mediante un kill switch. En algunos países la solución es opcional. Por ende, urge el consenso entre fabricantes.
Algunos programas de terceros implementan la mencionada función en los smartphones. En todo caso, una ley obligatoria colaboraría a concienciar sobre la seguridad en los datos del usuario y provocaría la lógica disminución en los robos de dispositivos, cuya inutilización los alejaría de ser atractivos para los amigos de lo ajeno.
En California, la ley para el kill switch establece el sistema como obligatorio para todos los dispositivos vendidos en ese estado, y fija multas de entre 500 y 2.500 dólares para quien venda dispositivos robados. La multiplicación por dos de los robos de móviles en EEUU de 2012 a 2013 (3,1 millones de dispositivos robados en 2013) promueve esas medidas, aunque los detractores contraargumentan que ya existen aplicaciones que cumplen esta función y que incluirla obligatoriamente en todos los dispositivos puede generar un efecto boomerang hacia los usuarios si se encuentran vulnerabilidades.
Sobre movilidad debatimos en el Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha, de la UAO-CEU y el CECABLE, en Twitter (@CECABLEresearch), Google+, en el grupo de LinkedIn, en la página de LinkedIn, en el grupo de Facebook, en Instagram (CECABLE), en Pinterest y en este blog. Y ahondaremos en las XX Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña (5-7 de mayo de 2015).

9 comentarios: