martes, 16 de julio de 2013

Mejores precios, más fibra óptica

El acceso abierto a la fibra óptica vertical supondrá un nuevo resorte para el desarrollo de la Sociedad de la Banda Ancha en Cataluña y en España. La reciente aprobación, por parte del Consejo de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), del precio de acceso a las infraestructuras de fibra óptica en el interior de los edificios que Telefónica compartirá con Orange y Vodafone, es una buena noticia.
Las tres operadoras líderes en España alcanzaron a inicios de julio un acuerdo para compartir el acceso a las infraestructuras verticales en los edificios y a la cesión de las acometidas de fibra óptica hasta los usuarios. Los precios provisionales establecidos por la CMT representan un descenso de entre el 18% y el 24% en los precios ofrecidos por Telefónica a Orange y Vodafone, lo que supone un ahorro de entre 8 y 14 millones para cada operador en el despliegue de la red de fibra óptica.
El referente más inmediato es el pacto entre Telefónica  y Jazztel (octubre de 2012) para desplegar una red de fibra óptica a 3 millones de hogares (1,5 millones cada operador). Se acordó el acceso de forma simétrica a las infraestructuras verticales del otro operador. La CMT cree que los precios pactados por Jazztel y Telefónica son una referencia válida.
El acuerdo Telefónica+Orange+Vodafone es recíproco, pero sin compromisos concretos de despliegue de infraestructuras verticales en edificios en zonas en las que Telefónica no esté presente. Los otros dos operadores podrían optar por extender su red en las mismas zonas en las que ya lo ha hecho Telefónica y utilizar las infraestructuras verticales de este último operador, lo que reduce incertidumbre en plazos y costes. En una línea de debate con ciertas analogías al de los operadores y los OTT, los operadores que despliegan sus redes en primer lugar se enfrentan a mayores incertidumbres y riesgos. Por ello la CMT remunera el riesgo más elevado de  operadores como Telefónica y Jazztel e incrementa los precios acordados entre ellos, cautelarmente, en un 15,29% en el acuerdo de Telefónica con Vodafone y Orange (prima de riesgo en el despliegue de redes de nueva generación).
En cuanto a las acometidas de fibra óptica hasta los usuarios, como su incidencia será menor en precio a corto y medio plazo, la CMT considera el precio acordado entre Jazztel y Telefónica aplicable al acuerdo entre Telefónica y Orange y Vodafone.
Hay que tener en cuenta que el despliegue de la red de fibra óptica en el interior de los edificios puede convertirse en una barrera de entrada. Existe el peligro de que el primer operador sea único por la solución técnica adoptada o por las reticencias de los vecinos afectados a que se proceda a una segunda instalación de cables de fibra óptica adicional. En febrero de 2009, la CMT estableció que el primer operador en acceder a un edificio con fibra óptica debería atender las solicitudes razonables de acceso de terceros operadores para impedir la formación de cuellos de botella. Esta obligación es simétrica, es decir, afecta por igual a todos los operadores.
Según datos de la CMT, a finales de 2012 España contaba con 3,25 millones de accesos de FTTH instalados, de los que el 99% pertenecían a Telefónica. Algo más de 337.000 líneas de FTTH estaban en servicio, el doble que el año anterior. En julio de 2013 la cifra supera holgadamente las 400.000 líneas en servicio.
En el Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha, de la UAO-CEU y el CECABLE, valoramos en positivo esa propuesta tarifaria, que también debatimos en Twitter (@CECABLEresearch), Google+, en el grupo de LinkedIn, en la página de LinkedIn, en el grupo de Facebook y en este blog.

2 comentarios:

  1. Un nuevo impulso para la fibra óptica.

    ResponderEliminar
  2. Todos esos pasos son imprescindibles para la universalización de la banda ancha.

    ResponderEliminar